Empieza el juicio por los crímenes del mago Alex y su novia

0
30

Los acusados son  son los hermanastros Rubén Andrés Grasso (40), alias «Cashy», y Roberto Juan Alegre (45), quienes según la instrucción fueron los coautores materiales del crimen y el remisero Alexis Bonnet.

Un tribunal de San Isidro comenzará a juzgar este miércoles a tres imputados que están detenidos por el doble crimen del mago Leonardo «Alex» Fernández y su novia Jéssica Alberti Cigola, ocurrido en 2019 en el partido bonaerense de San Fernando, en una causa donde, según la fiscalía, el móvil fue el «dinero fácil» proveniente de actividades ilícitas como la venta de drogas, la falsificación de dólares y las estafas con tarjetas, y que existía el mito de que la víctima guardaba dos millones de dólares en la casa que los acusados fueron a robar en el barrio porteño de Parque Patricios.

Fuentes judiciales informaron este lunes a Télam que el juicio se iniciará a las 9.30 en la sala del entrepiso de los tribunales de la calle Ituzaingó 340 de San Isidro.

El debate estará a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro, integrado por los jueces Esteban Andrejin, Osvaldo Rossi y Federico Ecke.

La acusación estará en manos del mismo fiscal que realizó la instrucción, Alejandro Musso, quien en ese momento era titular de la Fiscalía en lo Criminal de San Fernando y ahora es el fiscal de cibercrimen del departamento judicial San Isidro.

Los acusados

Los dos principales acusados son los hermanastros Rubén Andrés Grasso (40), alias «Cashy», y Roberto Juan Alegre (45), quienes según la instrucción fueron los coautores materiales del crimen.

El tercer imputado es un remisero llamado Alexis Miguel Bonnet (32), cuya participación, para el fiscal, está clara en el robo posterior en la casa del mago, pero que en el juicio oral deberá determinarse su grado de vinculación con los homicidios.

Alegre y Grasso tendrán a la defensora oficial María Dolores Gómez y el abogado particular de Bonnet es Gustavo De Simone.

 

En el requerimiento de elevación a juicio -al que tuvo acceso Télam-, Musso pidió en 2020 que los tres acusados sean juzgados por «doble homicidio doblemente calificado por el concurso premeditado de dos o más personas y por ser cometido ‘criminis causae’, en concurso material con robo agravado en poblado y en banda», delitos que prevén prisión perpetua.

A lo largo del debate declararán más de 70 testigos y aparte de la del miércoles, habrá otras nueve jornadas programadas para los días 10, 13, 15, 17, 20, 22, 24, 27 y 29 de noviembre.

Los crímenes

Musso llegó a la conclusión de que si bien Fernández (53) había trabajado durante años como mago, ambiente en el que se lo conocía como «Alex Ilusionista», al momento de los hechos «se dedicaba a la venta de estupefacientes dentro de su domicilio» en el barrio porteño de Parque Patricios y que, junto al imputado Grasso, «se encontraban emprendiendo una actividad ilícita, compuesta por la impresión de dólares falsos, estafas telefónicas y al seguro».

«Entre ambos existía un proyecto vinculado a una actividad ilícita que entiendo en parte es el motivo del crimen, es decir, hacerse rápido de dinero fácil», sostuvo Musso en su dictamen.

Además, el fiscal afirmó que «Fernández se jactaba en público de tener dos millones de dólares y ostentaba una vida de lujos, como así también de haber vendido el departamento de su madre».

Cigola (24), la otra víctima, era la pareja de «Alex» y, según contó su hermana en el expediente, la chica era «adicta», la droga se la proveía el mago, declaró que Fernández «vendía droga, mucha, en especial cocaína» y que «el mago guardaba la plata adentro de su casa» y «decía como que tenía dos millones de dólares».

Para el fiscal, ese supuesto dinero y el de las actividades ilícitas que compartían, fue lo que motivó a los imputados a «urdir el plan criminal».

Incluso, la pesquisa vinculó al mago «Alex» con un vecino del barrio Yoo del complejo de countries Nordelta de Tigre, que estaba siendo investigado por la justicia de San Isidro por venta de drogas.

Según lo que se pudo reconstruir, en base a los videos de cámaras de seguridad y análisis de celulares, el hecho ocurrió la madrugada del 24 de octubre de 2019 cuando a la 1:02 los hermanastros imputados llegaron en moto al edificio de la calle 25 de Mayo 1147 de San Fernando, donde Grasso alquilaba el departamento 2do. «A».

Tres minutos más tarde, el mago y su novia arribaron en una camioneta Ford EcoSport que el hombre primero estacionó en la vereda de enfrente, pero luego, metió en el garaje del edificio.

Fernández y Cigola fueron atacados a los pocos minutos de haber subido al departamento, ya que a la 1:37 se recibió al 911 un llamado de un vecino que escuchó gritos y peleas, lo que motivó una fallida intervención de la policía que arribó a la 1:44, se entrevistó con vecinos de la cuadra, pero al no encontrar al denunciante ni detectar ningún altercado, se retiró del lugar.

Las autopsias determinaron que Fernández fue asesinado a golpes en la cabeza con un fierro industrial con un bulón en la punta, que el ataque fue en el living y que luego el cuerpo fue arrastrado hasta un baño.

Cigola fue asesinada en un dormitorio de tres puñaladas en el cuello con un cuchillo encontrado sobre la cama, junto al hierro empleado para el crimen del mago.

En ambos casos había signos de defensa y las víctimas tuvieron una agonía de varias horas.

Luego de pasar casi todo ese jueves 24 en la casa de Los Polvorines de Alegre, los dos hermanastros convocaron al remisero Bonnet, fueron a buscar por el edificio de San Fernando la camioneta EcoSport del mago y ya en la madrugada del 25 los tres se dirigieron a Capital Federal, a concretar el robo en la casa de Fernández, en la calle La Rioja 1710 de Parque Patricios.

Ese fue el punto de partida del caso, ya que a las 2.45 de la madrugada un móvil de la Policía de la Ciudad vio el portón del garaje abierto y detuvo allí al remisero Bonnet, que implicó a los hermanastros pero no fueron encontrados en el lugar.

Lo que parecía sólo un robo desencadenó una serie de allanamientos y así fue como al ir a la casa de Grasso en San Fernando, la policía encontró los cadáveres del mago «Alex» y su novia.

Grasso fue detenido en un hotel y Alegre en la casa de un familiar, ambos en el partido de Quilmes.

Varias pruebas los incriminaban: el DNI de Alegre fue hallado en la casa de Fernández, el DNI del mago fue encontrado en poder de Grasso, se secuestraron en la escena del crimen dólares falsos impresos en papel símil moneda y otros 19.500 dólares truchos se incautaron en la casa de una familiar del ilusionista.

Además, en un intercambio de mensajes entre los hermanastros cuando ya se habían cometido los homicidios, Grasso le dice a Alegre: «Después hago un pequeño truco de magia y listo».

«Víctimas y victimarios eran asiduos consumidores de cocaína», escribió el fiscal en su dictamen, donde dio cuenta del hallazgo de esa droga en varias instancias: había en el bolsillo del pantalón del mago, en la cartera de su novia, 120 gramos en la casa de Parque Patricios y en la habitación de hotel donde detuvieron a Grasso.

Si bien no se pudo determinar en concreto si existían los dos millones de dólares en la casa de Parque Patricios o cuánto dinero encontraron en la propiedad de «Alex», a Grasso, al ser detenido, le secuestraron casi 200.000 pesos en efectivo.

Telam

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí