Ataque israelí a campamento de Ráfah generó repudio en todo el mundo

0
34

Netanyahu sostuvo que el ataque no pretendía causar víctimas civiles.

Un ataque aéreo israelí que provocó un enorme incendio mató al menos a 45 personas en un campamento de desplazados palestinos en la ciudad gazatí de Ráfah, informaron las autoridades este lunes, lo que generó la condena de líderes mundiales, que instaron a aplicar una sentencia del Tribunal Mundial para detener la ofensiva.

Las familias palestinas se apuraron a ir a los hospitales para preparar a sus muertos para el entierro después de que el ataque de la noche del domingo incendió tiendas de campaña y refugios desvencijados.

El ejército israelí, que asegura estar tratando de eliminar a Hamás en Gaza, señaló que estaba investigando las informaciones según las cuales un ataque que llevó a cabo contra comandantes del grupo miliciano islamista en Ráfah había provocado el incendio.

El primer ministro Benjamin Netanyahu afirmó que el ataque no pretendía causar víctimas civiles.

«En Ráfah, ya hemos evacuado a cerca de un millón de residentes no combatientes y, a pesar de nuestro máximo esfuerzo por no dañar a los no combatientes, algo salió trágicamente mal», sostuvo en un discurso en el Parlamento que fue interrumpido por los gritos de los parlamentarios de la oposición.

Los sobrevivientes contaron que las familias se disponían a dormir cuando el ataque alcanzó el barrio de Tel al-Sultan, donde miles de personas se refugiaban después de que las fuerzas israelíes iniciaron hace más de dos semanas una ofensiva terrestre en el este de Ráfah.

«Estábamos rezando y preparando las camas de nuestros hijos para dormir. No había nada inusual, entonces oímos un ruido muy fuerte, y el fuego estalló a nuestro alrededor», declaró Umm Mohamed Al-Attar, una madre palestina con un pañuelo rojo en la cabeza.

“Todos los niños empezaron a gritar (…) El sonido era aterrador; sentíamos como si el metal estuviera a punto de derrumbarse sobre nosotros, y la metralla caía en las habitaciones”, relataron.

Imágenes de vídeo obtenidas por Reuters mostraban un incendio en la oscuridad y a la gente gritando presa del pánico. Un grupo de jóvenes intentaba retirar planchas de chapa ondulada y una manguera de un único camión de bomberos comenzaba a sofocar las llamas.

Más de la mitad de los fallecidos eran mujeres, niños y ancianos, según informaron las autoridades sanitarias de Gaza, que añadieron que era probable que aumentara el número de muertos por quemaduras graves.

Más tarde, los médicos dijeron que un ataque aéreo israelí el lunes contra una casa en Ráfah había matado a siete palestinos y herido a varios más.

El ejército israelí dijo que el ataque aéreo del domingo, basado en «información de inteligencia precisa», había eliminado al jefe del Estado Mayor de Hamás para el segundo y mayor territorio palestino, Cisjordania, así como a otro responsable de los ataques contra israelíes.

Esto siguió a la interceptación, según el ejercito israelí, de ocho cohetes que habían disparado contra Israel desde la zona de Ráfah, en el extremo sur de Gaza.

Israel mantuvo sus ataques en Ráfah a pesar de la sentencia del máximo tribunal de la ONU que el viernes le ordenó detenerlos, argumentando que la orden del tribunal le concede cierto margen para llevar a cabo acciones militares allí.

Respuesta internacional

Estados Unidos instó a Israel a tener más cuidado a la hora de proteger a los civiles, pero no llegó a pedir el cese de la incursión en Ráfah.

«Israel tiene derecho a perseguir a Hamás, y entendemos que este ataque mató a dos terroristas de alto rango de Hamás responsables de ataques contra civiles israelíes», dijo un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional. «Pero ya hemos sido claros, Israel debe tomar todas las precauciones posibles para proteger a los civiles», añadió.

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo estar «indignado» por los últimos ataques de Israel. «Estas operaciones deben parar. No hay zonas seguras en Rafah para los civiles palestinos», señaló en la red social X.

La ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, y el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, consideraron que la sentencia debe respetarse. «El derecho internacional humanitario se aplica a todos, también a la conducción israelí de la guerra», sostuvo Baerbock.

El Ministerio de Asuntos Exteriores palestino, en Cisjordania, repudió «la atroz masacre». Egipto también condenó el «bombardeo deliberado de tiendas de desplazados» por parte del Estado judío, según los medios de comunicación estatales, que lo calificaron de violación flagrante del derecho internacional.

Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos también condenaron el ataque israelí y Qatar dijo que el ataque de Ráfah podría obstaculizar los esfuerzos para mediar en un alto el fuego y el mercado de rehenes.

No hay zona segura

Más de 36.000 palestinos murieron en la ofensiva israelí, según el Ministerio de Sanidad de Gaza. Israel lanzó la operación después de que combatientes dirigidos por Hamás atacaran comunidades del sur de Israel el 7 de octubre, matando a unas 1.200 personas y capturando a más de 250 rehenes, según los recuentos israelíes.

A la luz del día, el campo era una ruina humeante de tiendas de campaña, metal retorcido y pertenencias carbonizadas donde las mujeres lloraban y los hombres rezaban junto a los cadáveres envueltos en sudarios.

Sentado junto a los cuerpos sin vida de sus familiares, Abed Mohamed al-Attar afirmó que Israel mintió cuando dijo a los residentes que estarían seguros en las zonas occidentales de Ráfah. Su hermano, su cuñada y varios familiares más murieron en el incendio.

«El ejército miente. No hay seguridad en Gaza. No hay seguridad, ni para un niño, ni para un anciano, ni para una mujer. Aquí está (mi hermano) con su esposa, fueron martirizados», indicó.

El lunes, el ejército israelí dijo que estaba investigando informes sobre un intercambio de disparos entre soldados israelíes y egipcios cerca del paso fronterizo de Ráfah con Gaza.

El portavoz militar egipcio informó que un tiroteo cerca del paso fronterizo de Ráfah se saldó con la muerte de una persona y que las autoridades estaban investigando los hechos.

Los tanques israelíes intensificaron este lunes los bombardeos zonas del este y el centro de Rafah, causando la muerte de al menos ocho personas, informaron funcionarios sanitarios locales. Dos trabajadores médicos murieron por el impacto de un misil disparado desde un avión no tripulado cuando salían del hospital Kuwaití en la ciudad, según informaron médicos.

En el campo de Al-Nuseirat, en el centro de la Franja de Gaza, un ataque israelí mató a tres policías palestinos, añadió el Ministerio del Interior de Gaza, dirigido por Hamás.

Israel afirma que quiere acabar con los combatientes de Hamás escondidos en Ráfah y rescatar a los rehenes que, según dice, están retenidos en la zona. Sin embargo, enfrenta condenas y protestas internacionales por no proteger las vidas de civiles.

(Con información de la agencia Reuters)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí